Punto de fuga

Casi es de día; cierras los ojos y ves las farolas de la calle, mil veces vistas, su luz ambarina tiñendo de caramelo el agua de la lluvia

que cae.

Noches y más noches sin poder dormir; escuchando, espiando, fantaseando, pensando.

Desfilan delante de tus ojos, encarnados en humanoides, en fila india, todos tus miedos,

presentes, pasados y futuros.

With the lights out, they’re less dangerous.

Ahora no se trata solo de ti.

E imaginas que este momento se pudiera eternizar. Que la ciudad se pudiera conservar siempre así,

en este estado de duermevela, tan cálido, en el momento en que la mañana aún no ha roto

y todo es pura promisión, y no pasa nada por quedarte un rato más aquí tumbada.

Pero ahora no se trata sólo de ti. Tú eres sólo un figurante.

El protagonista es él, que duerme a tu lado, dulce y feliz.

Te dan ganas de agarrarte a este instante, de explotarlo, de salir volando.

Ven, mi amor, dejémoslo todo atrás.

Vamos a Canadá, a Australia; paraísos de libertad, cielos abiertos, nadie nos reconocerá jamás.

Vamos a Aruba, Barbados, Catay.

Alejémonos de todo.

En un barquito, alejémonos los dos.

Y tú, no cambies jamás;

te prometo que yo nunca me moriré.

Pero habla, dime tu respuesta ahora,

que el sol, celoso de nosotros, ya nos acecha.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s