Brief

Dear boy,

Lamento tener que decírtelo:

has llegado demasiado pronto.

Cogiste el tren que sí era, pero la estación está cerrada,

no puedes pasar.

Nadie puede.

Está todo por hacer, la obra por terminar, los toldos por desplegar, el sol por encender.

Aquí todavía nadie puede estar.

La estación está cerrada por obras; la ciudad entera duerme

esperando su puesta de largo.

Vuelve mañana; o, si lo prefieres, vuélvete

y búscate un rincón donde esperar.

La espera va a ser larga; muchos días lloverá.

Dear boy,

has venido a parar a un país septentrional,

alejado de todo y de todos.

Es un país sitiado por altas cordilleras y, por donde sólo había planicie,

por una interminable muralla.

Ni siquiera sé cómo has logrado llegar hasta aquí; ya es mucho.

¿Qué traes contigo? ¿Un mapa, una brújula, quizás un ejército?

¿O sólo tu mochila y una vieja bicicleta

sobre la que saliste volando porque nadie te dijo que era imposible?

Aquí hace aún más frío, te lo advierto;

casi siempre es invierno, la gente espera dentro,

el hogar siempre está bien caldeado, las flores están en el salón,

y son hermosas guaridas, algunas a orillas del mar,

pero fuera de ellas parece que no hubiera nada;

es un país cuya belleza sólo se aprecia tras algún tiempo;

es la hermosura del marfil monocromo, del diamante que aún no ha sido lavado de su baño de carbón.

Aquí no hay nada para ti; es un destino deplorable; es una tragedia sin ambages

haber venido hasta aquí, para sólo una despedida.

Dear boy,

espera:

no hagas caso de estas señales de peligro,

de las luces rojas, de las negativas, de las admoniciones.

Sé que no entiendes nada de lo que te estoy diciendo,

tu procedencia es otra, has venido guiado por las estrellas.

Wait, don’t go just yet, even if I command you to.

A long winter is upon us, dear boy;

and spring will take forever to come back.

I wonder if I will still be young when it finally is here.

Now we’re here; soon we will be dead.

Can you hear me? Can you hear me at all?

Or have I been by myself all along?

Oh, dear boy,

don’t sing for me, don’t give me that smile;

don’t be so kind; be ugly, be rude. Don’t leave me with a memory that I can’t but cherish

and in doing so, will slowly be the end of me.

Dear boy,

the look in your eyes makes me want to cry.

Dear boy, oh, my dear boy.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s