Hidra

Si tú,

tan osado como para desoír todas las leyes del karma,

pretendes matar mi sueño,

es casi seguro que lo vas a conseguir, pero

en el lugar de ese sueño, yo crearé dos más.

Quizá no me salven la vida, pero te aseguro una cosa:

me salvarán por hoy.

Si tú,

feliz en tu impertinente ignorancia,

me atacas con el ánimo de destruirme,

habrás de venir a mí con todas tus armas, y aun así

no conseguirás más que arañarme, cuando mejor.

Si me arrancas la cabeza, yo criaré cuatro más.

Si llegas hasta mi corazón, saldrás rechazado por su coraza.

Si apuntas directo a mi alma y rasgas su piel,

la luz que lleva dentro te quemará los ojos.

Vamos, ven:

fracasarás en los mismos lugares donde muchos otros han fracasado.

Incluso a pesar de mí.

Incluso sin saberlo yo.

Incluso no queriendo ya defenderme,

habiendo rendido mis armas,

habiéndome rendido ya a este cansancio que devora mis fuerzas,

queriendo a veces simplemente caer y dormir, o caer y morir.

No seré yo, estimado enemigo, quien te derrote, sino esta luz, que es más que tú y que yo.

Esta luz que no entiendo,

esta luz sin nombre,

esta luz que yo no pedí,

esta luz que me maldice,

esta luz que me ilumina,

esta luz que me abrasa,

esta luz es la que me impulsa hacia delante

y me hace sobrevivir a todo lo anterior

y seguir sobreviviendo a todo lo que vendrá.

 

 

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Poemas

3 Respuestas a “Hidra

  1. Encantado de volver a pasar por tu espacio. Que tengas una buena tarde, Leire. Ra.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s