Y no cuando yo más riego y con más mimo lo hago,

y no cuando más luce el sol, ni cuando más propicia es la estación;

no, tampoco porque yo más cante, ni ruegue, ni implore,

ni aun con toda mi alma rece;

ni cuando yo más porfíe y desespere,

sino sólo cuando ella quiere y porque quiere florece la flor.

Sólo cuando ella lo decide florece la flor.

O cuando tú lo quieres.

Porque tú y la flor sois una y la misma cosa.

Y así, cuando florece/floreces, reina la alegría en nuestro hogar,

reina la dicha, sonreímos todos, hay silencio y hay felicidad.

Así de veleidosa y de hermosa es la flor.

La flor de la luna, la flor del sol

la flor del misterio, la flor de la vida

de mi vida.

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo Poemas

9 Respuestas a “

  1. agenda19892010

    Bella poesia. Brava! ☺

    Le gusta a 1 persona

  2. Que poesía mas bonita Leire, muy profunda y mucho sentimiento has puesto ahí. Un abrazo!

    Me gusta

  3. Que bonita. Va dedicada a tu peque?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s