El hombre solo

Buscas “soledad” en google y te sale la foto de un señor

tirado cuan largo es en el suelo de un burdel.

Pasado, colocado, perdido

o dominado por el anhelo loco de un horizonte inalcanzable.

Habiendo tirado un pastizal y toda su vida por el sumidero

dime, voto a bríos, qué y adónde iba a buscar.

Después de haber probado en todas partes y haber viajado por todo el mundo

quizá acabas preguntándote: ¿por qué no en un burdel?

O quizá quieres olvidar que has fracasado sin haber aprendido nada de ello.

Una, y otra, y otra vez.

Tus hijos sollozan y claman por ti.

Ora pro illo!

Sólo Dios puede ayudarte ahora, hombre solo.

¿Dónde está tu dignidad?

Quizá vendida por 70.000 euros, o 700.000, qué más da;

todo es poco para intentar achicar el agua,

enterrar la hidra en polvos blancos, cal viva;

pero ves cómo resucita una y otra vez, siendo tú incapaz de cortar su cabeza primigenia.

Con razón dicen que el sueño del espíritu produce monstruos.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Poemas

2 Respuestas a “El hombre solo

  1. Tomo nota porque no quisiera acabar así nunca. Pero como no se puede escupir para arriba, por si acaso extraigo moraleja de tu escrito. Un abrazo Leire!

    Le gusta a 1 persona

  2. Quizás buscan lo que creen que es la libertad, hacer lo que quieren cuando quieren, y acaban esclavizados, hundidos, perdidos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s