En god bok

Según tengo entendido, en sueco hay dos formas diferentes de decir que una lectura es buena. Si dices de un libro que es “en bra bok” quieres decir lo que en español decimos “una buena lectura”, es decir, una lectura que proporciona disfrute, que entretiene, que merece la pena. En cambio, si dices “en god bok”, estás diciendo que un libro posee bondad, que es moralmente bueno, que contiene o transmite virtud o que está escrito con o desde la bondad; lo que llamaríamos, aproximadamente, “nobleza”.

Sobre esta distinción y esta dispar forma de calificar me ha hecho pensar una de mis más recientes lecturas, una novela negra cuyo título y autor no voy a desvelar. Esta lectura, al concluir, me ha hecho preguntarme sobre si la recomendaría o no y, yendo un poco más allá, me ha hecho cuestionarme mis propios criterios a la hora de juzgar algo, en este caso un libro. Me ha hecho preguntarme una serie de cosas; por ejemplo, ¿basta con que un libro sea entretenido, esté bien escrito, contenga ingenio, buen vocabulario, transmita contenidos culturales, impulse a pasar las páginas hasta llegar al final, estimule la curiosidad y la inteligencia, sea capaz de sorprender al lector y acreciente la afición por la lectura, cualidades todas ellas que contiene la novela en cuestión, para ser un libro recomendable? O ¿cabe exigírsele a un libro que, además de todo o parte de lo anterior, sea moralmente bueno, es decir, fomente algunos valores admirables, anime a la virtud y a la nobleza, presente buenos comportamientos como dignos de encomio o malos comportamientos como punibles y execrables, sea éticamente constructivo y ejemplar?

El motivo de que esta lectura me haya suscitado tales reflexiones hay que buscarlo en la historia que se narra y en la forma en que se nos narra, no escatimando detalles truculentos. Pero lo más impactante estaba en el desenlace, que, sin contener nada gráficamente descriptivo, es de una crueldad tal, que hiela la sangre. Dicho de forma resumida: el malo gana, y eso me indignó mucho, porque era un malo supremo. Y bien, probablemente haya novelas mucho más crudas que ésta, mucho más brutales; pero la cuestión es que cada uno tiene su límite, y hay que decir basta. Al final, puede que me haya cansado de ver tantas salvajadas en las noticias, en el mundo real, como para querer seguir tolerándolas en un relato ficticio. ¿Que el arte imita la naturaleza? Pues debería ser al contrario; debería tratar de imitarla lo menos posible -me refiero a la naturaleza humana, y en sus expresiones más nefastas, claro; no estoy tan desengañada de la humanidad que no sea capaz de ver su lado positivo, que es grande y luminoso, pero los escritores y creadores de todo tipo suelen decantarse por el lado oscuro- para así proporcionarnos la belleza y, con ella, el descanso y el consuelo que necesitamos.

Me sigue gustando la literatura policíaca y de suspense como al que más. No se trata de eso. Sino de que -y respondiendo, por fin, a mi propia pregunta- cuando el novelista opta por mostrar la maldad de la que es capaz el ser humano, no debe hacerlo en pie de igualdad con la bondad, ni tampoco debe dejarla impune en el mundo ficticio que él ha creado. Al contrario: debe condenarla y castigarla, debe mostrar que, al final, el bien triunfa. De lo contrario, mostrar el mal es un ejercicio de pornografía. La obra artística o de creación que se limita a describir expresiones del mal no tiene sentido, y no es arte, ni es belleza. Recrear el mal por el gusto mismo de recrearlo se parece peligrosamente a ser testigo del mal sin denunciarlo, sin decir palabra. No parece que haya ningún sentido en hacerlo así. Puede haber belleza en el retrato de un mal que es derrotado, pero no en el de un mal que existe sin que nada ni nadie lo contravenga ni intente siquiera minimizarlo o combatirlo.

Y todo esto se puede extrapolar a cualquier tipo de escritura y de creación. Pues el mal no consiste solamente en ejercer violencia contra un semejante. El mal se reviste de muy variados ropajes. Hay quienes afirman con total seguridad en sus palabras que es siempre preferible leer cualquier cosa a no leer nada. ¿En serio? Pensemos: ¿es lo mismo leer “Mi lucha” que la Biblia o la biografía de una persona ejemplar? ¿Leer las supuestas memorias de una reina cualquiera de la telebasura y leer a Machado o a Wilde? ¿Es mejor leer un único libro -ya decían los romanos que había que cuidarse del hombre de un solo libro- a no leer nada?

Tal vez para un lector primerizo, puede. Pero no para alguien que desea, además de un bagaje cultural, una formación moral y una identidad sólida al respecto. Al fin y al cabo, ¿no se dice acaso que los nazis eran grandes amantes de la ópera, que incluso los llevaba hasta las lágrimas?

Iba a hablar además sobre lo que opino del carácter experimental de los libros, reflexión ésta también sugerida por la susodicha lectura de fecha reciente, pero por hoy lo vamos a cerrar aquí. Les dejo con las preguntas propuestas.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Artículos, Libros

2 Respuestas a “En god bok

  1. Me ha gustado mucho tu entrada. A mí tampoco me gustan los libros que acaban mal. Sí que me gusta algunas veces leer algún libro ligero para desconectar, divertido, cortito y sin más pretensiones.
    Yo tuve una época en que le daba más importancia a la cantidad de libros que leía que a si sacaba algo positivo de ellos, si servían para hacerme mejor persona. Ahora es todo lo contrario, de hecho estoy pasando una fase de algo más de 1 año en que no me apetece leer novela. En este año creo que solo he leído una, porque me convencieron y la verdad es que no me arrepentí, pero porque también saqué de ella cosas que incluso me ayudaron en algunos aspectos de mi vida.
    Esta es: https://historietasdeaquiydealla.wordpress.com/2015/03/16/el-padre-elias/
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s