Comentario de “La novela de Rebeca” y “El conde Lucanor”

“La novela de Rebeca”, de Mikel Alvira

Resulta que, cuando una pensaba que ya lo había leído casi todo -ese momento que llega cuando todos los libros te provocan un deja-lu y, entonces, empiezas a saber cuándo un nuevo libro te va a gustar o no, porque, aunque no lo has leído, en realidad ya lo has leído-, llega una novela que la sorprende. Por lo bien hecha, por lo bien urdida, por lo profunda, por lo humorística (y autohumorística), por lo melancólica, por lo redonda. Del principio prístino hasta el punto final; a ratos rigurosa y triste, como la otoñal costa vasca en la que se ambienta, y a ratos leve y perfumada de violetas, como la Provenza a la que racheadamente se traslada, y también un poco decadente pero magnética, como el Buenos Aires que ha embrujado al protagonista.

Leer más: http://www.librosyliteratura.es/la-novela-de-rebeca.html

“El conde Lucanor”, de Don Juan Manuel

Seguramente, los amables lectores habrán oído decir eso de que cada generación es más inteligente que la anterior y que, por tanto, el hombre del siglo XXI lo es más que el de cualquier otra época. Pues bien, nada mejor que leer algo bueno e inteligentemente escrito del pasado para darnos un baño de humildad. Por ejemplo, El conde Lucanor, el gran clásico medieval de la literatura española escrito por el noble Don Juan Manuel.

El conde Lucanor, o Libro de Patronio, entre otras denominaciones, es sencillamente una colección de fábulas con moraleja, contadas por el sirviente Patronio a su amo, el conde Lucanor. Esta edición -hay varias versiones, más o menos extensas, según los diferentes manuscritos que se han ido recopilando- consta de 51 fábulas o exemplos. Todas siguen la misma estructura: un título, tras el cual el conde interpela a su sirviente refiriéndole un problema y pidiéndole consejo, a lo cual éste responde dando su parecer o directamente narrándole la fábula que contiene la enseñanza que responde a la petición. Patronio aplica la enseñanza al caso que se le presenta, y el conde Lucanor hace escribir la fábula en el libro y hace -no está claro si él o el propio Don Juan Manuel- unos versos que resumen la moraleja.

Leer más: http://www.librosyliteratura.es/el-conde-lucanor.html

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica, Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s