avión

1.

Por el desfiladero pasa la caravana.

Es alegre y jacarandosa; pasan primero los niños, luego un grupo de jóvenes.

Siguen dos madres con sus bebés en brazos, y hombres y mujeres de todas las edades.

Charlan, saltan, caminan tranquilamente.

Ha pasado el momento del asombro. La caravana avanza sin pausa.

Tú, mientras tanto, te quedas en un rincón, mirando. Y luego, miras tus manos:

te dicen ¿Qué has hecho? ¿Qué has hecho?

El tiempo se ha detenido, ya no existe, y tú sólo ahora has despertado

y te has dado cuenta de que podías correr, pero no esconderte.

Intentaste volar, pero no pudiste.

Tienes los pies hundidos en la tierra; quieres avanzar, pero el barro te está devorando.

Miras atrás; una puerta de acero se cierra a tus espaldas.

Hacia delante, ya nada ves.

Crees oír la voz de tus padres. Te preguntan ¿Qué has hecho? ¿Qué nos has hecho?

Tu vida ha sido cancelada por tu mano.

Circuido sólo de tiniebla y de dolor, ves que sólo tu ira te ha acompañado hasta el final, y nada más.

Todo el mundo conoce tu nombre, que es ahora una mancha de tinta que lo emborrona todo.

Ahora eres más humano que nunca; sólo puedes aguardar el final de la noche,

cuando habrás de rendir cuentas, y esperar la misericordia o la justicia.

Miras la estela de la caravana sobre la roca inhóspita; sólo quedan unas flores silvestres, piedras removidas, huellas en la nieve,

el eco de su mirada compasiva.

Agárrate a ella: es tu única amiga.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Otros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s