Un niño muy pequeño, en la playa, hace figuritas de arena

con moldes de muchos colores hace un pez, una estrella, un hipocampo:

está haciendo nada.

Una niña con diadema, en su cuarto, corta pan con chocolate en trocitos diminutos,

hace cuadraditos y los pone en un plato para sus muñecas:

está haciendo nada.

Un niñito rubio ha llenado de agua el lavabo, agita el agua creando oleaje,

un pato amarillo y un barquito con marinero navegan, cruzándose a ratos:

está haciendo nada.

Esa otra niña, sentada en el parque, lee otra vez su cuento favorito

mientras lentamente el sol flota entre las hojas del tilo y perfuma la tarde de verano:

está haciendo nada.

Viene alguien, llama a la puerta: “¿Qué haces?”

“Nada”, contestan ellos.

Alguien se va y continúa con lo que estaba haciendo:

está haciendo algo importante, está haciendo cosas.

Lo dejará sólo cuando haya terminado, cuando el reloj dé la hora apropiada.

No es cosa de perder el tiempo, no es cuestión de dejarlo para mañana.

Siempre hay que hacer algo, y hay tanto que hacer…

Esos niños lo aprenderán cuando crezcan, desaprenderán lo que saben.

Pero mientras tanto, muchos niños haciendo nada habrán movido el mundo

mientras muchos álguienes importantes hacían cosas importantes.

Muchos niños deslizándose por la vida, haciendo vida

mientras hacían nada.

Hasta que se hicieron mayores.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Poemas

2 Respuestas a “

  1. Edwin A.

    Me ha encantado…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s