El viento a veces refresca, esparce la semilla, es fecundador de vida,

y a veces arranca cimientos y raíces centenarias, es furia y frenesí.

El agua a veces alimenta, hace crecer,

y a veces barre y purifica a costa de todo y todos.

El sol a veces resucita, tironea al rezagado,

y a veces calcina, reduce y hace desaparecer.

El mundo es así, la vida es así.

A veces llueve y otras escampa, a veces cae el rayo y si no lo has visto, nunca lo verás.

A veces escampa y hay arco iris y otras veces escampa y hay humedad y neblina.

Otras veces, no hay nada.

Ahora estamos aquí, luego no estaremos. Como el trueno guarda el rayo en su seno, lo suelta y luego él se repliega. Nunca volverá a caer en el mismo sitio, y si cae, nunca será el mismo.

Así es el tiempo, así es la vida.

Así era la tierra y así es aun ahora.

Ya salta la rana a la charca,

¡plap!

El viejo reloj sigue cantando su canción en este mundo de luz y color.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s