Archivo mensual: mayo 2014

Hay un sueño acerca de un niño muy pequeño.

Este sueño existe

en una tarde de lluvia algodonosa, una tarde de domingo,

la tarde que se desliza, la tarde se va deslizando

entre lluvia algodonosa y un olor de bizcocho de nata y limón

algo suave y caliente que va arrullando ese sueño

en la cabeza de una dama siempre sentada al pie de un árbol, que imagina

o sueña, porque dormita

a un niño muy pequeño que vislumbra tras la turbia cortina del agua.

Un niño que desde lo alto, salta,

inconsciente de su poder y de sus alas, porque a la par que salta

vuela, vuela, y va allá donde él quiera

sin necesidad de desearlo, sólo porque él puede, aunque no lo sabe.

Mientras la tarde se desliza, se desliza, se va deslizando

en el blando tobogán de la lluvia de domingo,

queda la imagen de ese niño de ojos azules, como aquél que

a cierta devota solitaria, le fue dado como regalo

y no porque lo mereciera, y no porque fuera ella especialmente buena,

sino como consuelo para su vida humana,

un pequeño paráclito diminuto mas enorme en la promisión,

como este otro pequeño niño sin nombre que existe en ese sueño

de una tarde de primavera que se desliza sin dejar rastro.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

El viento a veces refresca, esparce la semilla, es fecundador de vida,

y a veces arranca cimientos y raíces centenarias, es furia y frenesí.

El agua a veces alimenta, hace crecer,

y a veces barre y purifica a costa de todo y todos.

El sol a veces resucita, tironea al rezagado,

y a veces calcina, reduce y hace desaparecer.

El mundo es así, la vida es así.

A veces llueve y otras escampa, a veces cae el rayo y si no lo has visto, nunca lo verás.

A veces escampa y hay arco iris y otras veces escampa y hay humedad y neblina.

Otras veces, no hay nada.

Ahora estamos aquí, luego no estaremos. Como el trueno guarda el rayo en su seno, lo suelta y luego él se repliega. Nunca volverá a caer en el mismo sitio, y si cae, nunca será el mismo.

Así es el tiempo, así es la vida.

Así era la tierra y así es aun ahora.

Ya salta la rana a la charca,

¡plap!

El viejo reloj sigue cantando su canción en este mundo de luz y color.

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas