Pa pa pa pa, tú eres mi felicidad cada mañana,

aunque me falte todo lo demás y con ello sólo pueda soñar.

Pin pan, pan pan, lo que aromatiza mi día, lo que me despierta y me hace levitar en lugar de arrastrarme.

Ca fé con toda mi fe

en un día en el que otra vez triunfaré,

aun en los días en que mi mente no ve motivos y me cuesta un triunfo levantar el brazo para beber.

Y aunque no pueda siempre terminar y sentarme durante horas y aun unas horas más

y tenga que ir, bajar, subir, hacer, abrir, arrancar, cerrar, recordar, anotar, llamar, encender, colgar, oír, soportar, apagar, salir, bostezar

tengo una promesa, una pequeñita para el día siguiente, tan al 99,9999999% como que va a salir el sol:

tú y tu sabor, tú y tu olor, tú y tu color,

la avanzadilla del bienestar y del buen humor,

mi simple sacramento de la dicha, hoy y siempre, amén

la cosa más divina del mundo y aun un poco más.

En los días de tormenta y cellisca, puedo confiar en ti.

En los días de temprana amanecida, vendrás tú a abrigarme,

tú y tú y tú, mis soldaditos, mi avanzadilla,

ayudándome a dar otra batalla por vencida.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Otros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s