Érase un hombre que vivía sólo en escala de grises

y aquél era su mundo.

Quería más, quería otra cosa, pedía explicaciones.

Alguien tenía que saber, alguien debía responderle.

Alguien debía ser responsable de toda aquella grisura.

Pero nunca vino nadie.

Y él nunca vio más allá de su mundo aparente, la tenue abertura de sus visillos marchitos, las sucesivas tardes polvorientas de mediados de verano.

Nunca, hasta un día en que, ya fatigado, arrastrándose por una de esas tardes -quizá fuese la última, aunque en el libro no figura nada acerca de eso-, vio que la luz del sol era brillante, muy brillante, más brillante que nunca antes.

Se preguntó entonces si siempre había sido así, porque parecía increíble

haber navegado por aquel espacio con sus andares cansinos, asomándose por encima de la verja tan sólo por si al otro lado hubiera aquella gente que le pudiera explicar, y que sólo hubiera sido ése su objetivo; ése y otro ninguno.

Porque el espacio aquél era tan y tan resplandeciente, y ahora lo veía con claridad.

Una luminosidad tal, que lo recompensaba y lo sanaba de tantas extenuaciones, de tantas travesías por un desierto sin maná,

por un campo yermo y sin esperanza de primavera alguna.

El mundo seguía siendo el mismo, pero él, no. Y aunque sólo fuese ese momento de su vida, la transmutación lo cambió todo:

el barro viejo quedó desparramado en el camino, para abonar la tierra y alimentar sus criaturas;

el oro líquido se licuó en el aire puro del nuevo día, ascendiendo hacia los cielos en invisibles columnas con forma de perfecta espiral.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Otros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s