Muchos no se dan cuenta, pero somos todos iguales. En realidad, somos tan iguales que es en esas situaciones en que lo demostramos cuando podemos decir, de idénticos que somos, que todos somos uno.

Durante la normalidad de la vida, no nos damos cuenta porque no tenemos esa oportunidad. Pero en los momentos extremos, en los que nos despojamos de todo lo superfluo -y casi todo lo es-, no podemos menos que reconocernos el uno en el otro.
Cuando reímos, cuando estamos exultantes, cuando tocamos el cielo… en esos momentos, eso de nosotros que es auténticamente nosotros nos empuja a buscar al otro. No porque queramos hacer ostentación de lo afortunados que nos sentimos y de lo felices que somos, sino porque la alegría, sólo para uno mismo, es menos alegre. Algo tan simple como la necesidad de estar con otro, de vernos reflejados y replicados, aumentados… conectados, eso es lo que nos mueve en realidad y en el fondo.
Cuando lloramos, sucede lo mismo. ¿Acaso no decimos muchas veces que sólo pedimos de ese otro que nos escuche? Ya no que diga algo, ya no que acalle o mitigue nuestro dolor, ya no que haga algo para solucionar aquello que lo causa, si es que tiene solución; tan sólo que esté ahí, junto a nosotros. Ni siquiera importa si ese otro es alguien allegado o un extraño que pasaba por ahí. Si nos brinda la compañía que precisamos en ese momento, será alguien que nos refleje, alguien con quien nos sentiremos conectados, menos solos.
La mayoría de las veces, otra persona puede hacer poco, en términos prácticos, por aminorar nuestro dolor, nuestra tristeza o nuestra desazón, pero el hecho de sentir en lo más profundo de nosotros que hay algo llamado empatía, que hay una conexión, que no somos islas ni accidentes biológicos sin mayor ni más significativo nexo con los otros especímenes semejantes a nosotros mismos, ese hecho ya la mayoría de las veces contribuye a que caminemos por la vida con menos desconsuelo.
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Otros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s