Gemelos

Tenía dos reflejos de sí; unos reflejos gemelos.

En uno de ellos, el hombre estaba un poco más vivo; en el otro, estaba un poco más contento.

En uno, era absurdo y creativo, el cerebro era un pequeño bombardero; siempre había algo que pensar, algo nuevo, muchas ideas, imágenes, las palabras que le llovían; él sólo tenía que correr y pillarlas. Si una se le escapaba, tenía otras mil.

En el otro, era tranquilo y cachazudo; a veces, sólo le bastaba con mirar a su alrededor para maravillarse.

En el uno, todo se sentía mucho más. A veces, le caían unos pequeños chuzos de punta. Sentía la punta chocar contra la piel. Le dolía un ratito. Luego, cierto confortable calor se le expandía por todo el cuerpo, como una radiación solar que da vida y calor.

En el otro, se sentía patinar, o quizás bailar. Tip-tap-top, tipitop. Así, sin esfuerzo. A veces se sentía mareado de tanto bailar, de tanto regocijo; entonces podía pararse un ratito. Luego, había que seguir.

Cada reflejo echaba un poco de menos al otro, porque ¡eran gemelos! Pero, a la vez, ¡cada uno era su propio yo!

Cada reflejo añoraba un poco al otro, sobre todo en los momentos de paroxismo de su propio yo. ¿Cómo era vivir siendo él…? ¡Ah! Pero, ¡ja ja ja ja ja! (se reía cada uno de ellos, feliz, cada uno a su manera, de ser él mismo y no el otro).

A veces, olvidaban que ambos estaban, en el fondo, juntos, y lo estaban para siempre, pues vivían siendo parte indisoluble de aquel hombre. Compartían la casa, pero nunca coincidían en la misma habitación; no podían coincidir.

Olvidaban al pobre hombre, que, pasando los años, se dio cuenta de que tenía que elegir a uno de los dos reflejos, aunque ello lo obligara a abandonar al otro.

Y el hombre miraba a cada uno por separado, reconocía su lado luminoso y su lado oscuro. Y no sabía con cuál quedarse; no sabía cuál le complacía más.

¿Cuál era su hijo amado, cuál de los dos?

No sabía.

Y, al final, ¿con cuál se quedó?

Pues no me lo preguntéis; también a mí me gustaría saberlo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Otros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s