Yo no te busqué, pero tú me encontraste;

yo no te conocía, pero tú sabías que te necesitaba,

y sabías el nombre que me diste, y me llamaste por él.

Aun hoy, sigo sin conocerte bien, pero nunca estaré lo cerca de ti que necesito, ni podré explicar lo que me falta cuando no acierto a verte, aunque siempre estés aquí, a mi lado.

Si me preguntan por qué te amo, ¿qué les puedo responder? ¿Acaso el amor se explica? ¿Acaso es el amor un proceso o un aprendizaje? ¿Acaso es una lección o una arenga?

Cuando yo aún no te conocía, tú me elegiste, sin que yo sepa hoy por qué; y, así, me salvaste.

Porque tuve hambre, y me diste de comer; tuve sed, y me diste de beber; he sido siempre oveja apartada, y tú me recogiste; cuando siento frío y desamparo, tú me vistes; cuando estoy enferma de pena y de dolor, y especialmente entonces, tú me visitas y me reconfortas; cuando estoy prisionera, vienes a mí.

Y me ayudas a levantarme, y colocas a mi lado a quien hasta el gran día me guarda, me cuida y me protege. Cuando dudo de ti, los miro a ellos, que son tu reflejo, y ya no siento pena ni dolor, ni cansancio alguno.

Cuando me veo en apuros, sin reparo digo tu nombre, o pienso en ti, y ahí está el silencioso superhéroe; se obra el milagro.

No me avergüenzo, antes bien me enorgullezco. ¿Pues quién siente vergüenza de ser amado?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Otros

Al enviar este comentario, aceptas nuestra Política de Privacidad. Este sitio cumple con el RGPD. By submitting a comment, you accept this site's Privacy Policy. This site is GPDR compliant.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s