Una sola

No hay nada nuevo que proponer. Valen las cosas de siempre: querernos más a nosotras mismas (porque el mundo no nos quiere, o no nos quiere con personalidad), entender que somos como somos y que no necesitamos disfrazarnos para que nos quieran (vale también para los cada vez más ‘Ellos’ que caen en esta trampa; una vez que caes, es muy difícil salir); entender que quizá nos soliciten más si somos bellas, pero que nos respetarán (y nos temerán) por nuestra inteligencia, aunque no lleguemos muy lejos con ella; admitir que, a veces, esa inteligencia será la única aliada de verdad que tengamos.

Saber que el enemigo (o, más bien, ‘la enemiga’) está en casa, entre nosotras: por una educación defectuosa o preñada de ideologías antiguas, por decisión propia, por una necesidad autoimpuesta de claudicar eternamente… para sentir que nos quieren más (¡falso!, nadie nos querrá más por lo mucho que cedamos o por lo bien que representemos el papel de débiles, de tontas; sólo afirmarán querernos más quienes menos nos quieren); porque todavía somos incapaces de ser amigas y camaradas; porque somos demasiado listas, y nos hemos hecho demasiado egoístas para querer ser amigas.

Mucho menos, hermanas.

No; nunca nos liberaremos como conjunto. Nuestra revolución como sexo nunca prosperará. Seguimos haciéndonos la cama, y haciéndosela al resto del mundo. Seguimos despellejándonos, seguimos viviendo según un credo de becerros de oro, diseñado sólo para alejarnos cada vez más de nuestra naturaleza. Seguimos demasiado atareadas y fatigadas con tener que sobrellevar el peso del mundo entero, de nuestra casa, de nuestra familia, de todas las cargas que hemos aceptado alegremente, sin querer compartirlas.

No veré el día en que haya igualdad; pero tú tampoco la verás. Nadie la verá. Nuestra revolución sólo puede triunfar si es mi revolución, si es tu revolución; la de cada una de nosotras. Sólo tú, sólo yo, sólo ella. Sólo cada una puede triunfar. La nuestra es una revolución triste, que sólo se puede ganar igual que como vivimos: en profundo singular.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Otros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s