Atrás

Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal.

Génesis 19:26

Me gustaría saber cómo se llamaba la mujer de Lot, famosa solamente para la posteridad por ese gesto que todos hacemos continuamente. Es más; hay quien no hace otra cosa en toda su vida adulta, valga decir en su vida con uso de razón y con pasado.

Pero lo ignoro todo sobre ella. Si alguien me sacara de mi ignorancia, tendría más elementos para especular.

No se nos dice qué le pasó a la mujer de Lot después de eso; y me intriga el destino de esa mujer. Para nosotros, no es más importante que esos personajes de relleno que son despachados, matados por el justiciero protagonista del western. Personajes que tenían un nombre, una vida, una familia, quizá.

Pero, siguiendo con la mujer de Lot, no sabemos nada de su alma. Quizá, aunque su cuerpo se convirtiera en sal sólida y fosilizada, quizá ella siguiera viva, para siempre enquistada allí, sin poder avanzar, y ni siquiera sin poder retroceder más. Simplemente allí, en aquel momento. Mirando atrás para siempre.

Entonces, es de suponer que morará con Dios para toda la eternidad.

Pero el Dios en el cual yo creo es amor, es misericordia. Por tanto, puedo formular una hipótesis según la cual la mujer de Lot miró atrás, y convertirse en estatua de sal fue una bendición disfrazada de castigo de ira divina por contravenir Sus órdenes expresas; de esa manera, en esa quietud y esa solidez a prueba de plagas, con su fungible forma humana bien a salvo, la mujer de Lot tuvo una oportunidad que nadie más tiene ni -que yo sepa- ha tenido en lo sucesivo: que el tiempo se detuviera para ella, y quedar flotando fuera de la vida de los hombres para, así, reflexionar acerca de por qué había decidido mirar atrás. ¿Qué era tan importante para que decidiera contravenir nada menos que designios expresados por Dios? Algo debía de haber a sus espaldas, en aquello que dejaba atrás. ¿Qué era?

Si uno se convierte en estatua, los meteoros y la mano del hombre -casi siempre impía y, a diferencia de Dios, inmisericorde- no tendrán efecto reseñable sobre él. Y ¿qué hay imposible para Dios? Nada; por tanto, puedo creer en que Él quisiera mantener el soplo de la vida en el alma de la abandonada mujer de Lot. Tal vez ella, así, acabó por darse cuenta de lo inútil, de lo pernicioso de esa acción, de esa mirada atrás; y en ese momento tal vez Dios le devolviera su naturaleza -más frágil, pero amada por el hombre- de carne y sangre. Tal vez una voz divina le dijo, con ternura: “Ve y no olvides lo que te he enseñado”, y ella echó a andar, alejándose para siempre de Lot, quien la había abandonado a su suerte.

Me pregunto, asimismo, por la visión a la que la mujer estuvo condenada mientras duró su penitencia (o aprendizaje) como estatua. ¿Qué veía? ¿Quizá la destrucción, aún acechante, siempre demasiado cerca? ¿Quizá se había vuelto para mirar, sin lograr ver, algo que creía añorar, y que existía sólo en su cabeza? ¿Qué esperaba, qué buscaba? ¿Qué echaba de menos? O, tal vez, ¿qué enemigo o mal recuerdo, qué dolor secreto materializado en algún episodio de la vida, intentaba controlar con la mirada para asegurarse de que cada vez le ganaba más trecho?

Algunas veces, quizá en su vida posterior, la mujer de Lot deseó convertirse otra vez, por un momento, en estatua; esas veces en que, como humana falible, volvió a mirar atrás y, como aquella primera vez, nunca no encontró nada.

 

P.D.: Edith, claro. Se llamaba Edith. Yo ya lo sabía, pero, hasta que alguien mucho más versado en Historia Sagrada que yo me lo ha recordado, no he caído. Pues a partir de ahora, nunca se me olvidará.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Otros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s