Aliento

Estar

respirando, desde dentro, desde lo hondo.

Estar respirando

el mismo aire que tú. Aquí mismo, sin más dilación,

¿por qué concertar una cita, cuando ni siquiera existe el tiempo?

Estar, sólo eso, pero ahora;

hacer algo simple, o no hacer nada, pero hacerlo ahora.

Sentir la piel que se estremece con la respiración,

sentir el aliento, sólo,

lo que nos mantiene vivos, ahora.

Y sin lengua para hablar, y sin ojos para ver,

sólo quedarnos aquí, sin querer entender,

sin querer ser más, sin necesidad de destripar el mundo, sin necesidad de saber.

Esperar

sólo al momento siguiente, sin esperar nada.

Estar aquí, contigo solo, bajo un manto de flores

y el sol en nuestra mente; esperando a que deje de llover.

En un momento cualquiera, en los que todo basta y nada sobra,

el momento culminante de nuestra vida, aquí y ahora,

a oscuras, solos, perfectos,

acabados de nacer.

Anuncios

Deja un comentario

9 de febrero de 2013 · 22:17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s