Vas olvidando; aunque parecía imposible, vas olvidando.

El tiempo va echándose encima, como estratos de tierra sobre una concha de molusco, convirtiéndola en tesoro fosilizado.

Y un día, el recuerdo del recuerdo, de cómo era… es ya el único recuerdo que te queda.

Pero, ¿acaso no es ése el modo más leal de recordar, en cuanto que depende solamente de la voluntad del que así recuerda, de querer conservarte un poquito conmigo para siempre, aunque casi del todo ya te haya olvidado?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s