Archivo mensual: noviembre 2012

El sueño de la mariposa

Si un día de noviembre un caballero
con coraza negra y ojos
velados
te hace la señal convenida,
síguele, si has de hacerlo, pero
recuerda
como el sueño de una mariposa recién nacida, un sueño de
eternidad
que para nosotros computa
como un día, y no vale nada;
eso somos, y lo que fuimos es
sólo un segundo del sueño divino, eterno,
donde se conjugan los destinos tan nimios
de hombres que se creen invencibles.
El pequeño sueño ilusorio
de la larva vale más,
nuestro sueño diminuto como la lágrima de esa mariposa,
como el hálito o el suspiro tierno, generoso
del batir de sus alas de seda,
espléndidas un momento como el sol
al emerger,
rotas y deshilachadas ya al siguiente,
sus pequeños jirones arrastrados, diseminados
por el viento,
imprimiendo brevemente
el sello perfumado, incomparable,
en el aire,
de un tierno color de violetas recién florecidas.
El aire es para siempre
depositario del tesoro propiciatorio
de su efímero vuelo.
Amante celoso, guarda el secreto
de nuestra breve vida, aun así irrepetible,
no por efímera menos real,
no por real menos frágil.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Superviviente

Aguanta aquí y ahora,
o vete, muere, superhombre.
Estampas de muerte
se reflejan, sucesivas, en tu rostro
vítreo, incrédulo
como neoramas de tu destino.

Deja un comentario

28 de noviembre de 2012 · 22:21

Mi yo sufriente se hizo carne en ti.
La parte de mí que nunca dejará de llorar
La gran dama del cielo con la daga en su pecho,
pues yo era la herida, y tú la daga.
Y te quise. ¿Cómo no iba a quererte?
¿Cómo no querer a la parte sufriente de mí,
a mi medio corazón que nunca dejará de llorar?

Deja un comentario

24 de noviembre de 2012 · 21:43

Los buenos escritores son aquellos que puedes imaginarte sin problemas sentados al lado de una hoguera a la entrada de la cueva, contando una historia a su gente. Ésos son los buenos de verdad. Desconfía del resto.

Deja un comentario

11 de noviembre de 2012 · 22:58