100% Todo

Al principio fueron mayoría los apocalípticos, pero hace tiempo que se callaron o se pasaron al bando de los integrados, los normales, el ciudadano común y corriente que ve, usa y piensa Internet con la misma, ya, indiferencia que le inspira el aparato de televisión, el teléfono (móvil o inmóvil), el secador de pelo o la lavadora. Constato esto en la misma contemporaneidad en que las noticias sobre los peligros de ese submundo del chat, presuntamente hogar exclusivo de fracasados vitales, adefesios sin redención social posible o maniáticos de los ordenadores desde los tiempos del primer Macintosh ya hace tiempo que son materia de hemeroteca.

Y esa aceptación, esa integración de Internet en nuestra forma de vida, ha sucedido de la forma más natural, y con gran rapidez. No ha supuesto ningún shock cultural, de valores, ni nada. Casi nadie tiene dificultades para familiarizarse con el manejo de Internet y el resto de las llamadas “nuevas tecnologías” (que de nuevas ya no tienen tanto): los móviles, ahora los móviles inteligentes, las tabletas, el mundo 2.0, la cultura de la inmediatez y la conectividad total, estés donde estés. Contrariamente a lo que se suele presuponer, tampoco las personas mayores tienen el menor problema para desenvolverse con soltura en ese mundo. Han pasado la posguerra; todavía muchos, la guerra; luego, la explosión tecnológica -aún hoy sin parangón en cuanto a densidad e intensidad- a partir de los tardíos 50… ¿de verdad creemos que esto les ha pillado a contrapié?

En fin; que, una vez superado el miedo a lo desconocido, ha llegado el miedo al abuso de Internet como fuente de información, no tanto porque la información sea incorrecta como porque es demasiada. Y aquí se encuadra el fenómeno de doctor Google, de la mayoría conocido: uno tiene dolores de cabeza más frecuentes de lo normal, hace una búsqueda para informarse mejor y, en algunos casos, acaba aterrorizado por un posible tumor cerebral, por poner un ejemplo. No es que la información que hayamos encontrado sea falsa, sino más bien que Internet no discrimina: nos ofrece todas las posibilidades, todas las respuestas, sean pertinentes o no.

Pero hay más ventajas que inconvenientes. Todavía estamos en la fase de aprender a gestionar todo ese caudal. Pero, de entrada, es bueno que haya mucho de donde coger: ya sabemos que la información es poder, y el poder es libertad. Esto se aplica a todo tipo de información: a qué pueden deberse unos síntomas que tengo; si no estamos conformes con lo que nos dice nuestro médico, podemos informarnos por nuestra cuenta y preguntarle por lo que hemos encontrado, o saber cuáles son nuestros derechos y dónde pedir una segunda opinión; podemos buscar ofertas de viajes más económicas o más amplias de las que tenemos en la agencia de al lado; podemos enterarnos de cómo abrir una lata con un abrelatas mariposa, o de cómo lavar un edredón sin que se nos eche a perder, o cómo maquillarnos los ojos correctamente sin tener que acudir a un salón de belleza… hay miles de ejemplos. Es un pozo sin fondo de información, y ¿cómo va a ser malo tener toda la información del mundo? No puede ser malo, y encuentro ofensivo que se sugiera que lo es. Los usuarios no somos tontos; sabemos que tenemos que discriminar entre todo el aluvión de datos que podemos obtener, pero no queremos que nadie nos ponga filtros ni nos dé sopitas.

Creo que Internet es lo más aproximado a una buena metáfora de lo que -dicen algunos, y yo creo que dicen verdad- realmente es la vida: Todo-Aquí-Ahora. Lo que creemos que va a pasar ya ha pasado, está pasando; lo que pasó hace cien, hace quinientos, hace millones de años también está pasando; es sólo que lo percibimos como una secuencia, pero no porque lo sea, sino porque nosotros somos así. Internet lo contiene todo, aquí y ahora, pero a cada momento vemos sólo un trocito infinitesimal. No podemos abarcarlo todo -ni falta que nos hace-, pero sí podemos, y debemos tomar a cada momento lo que necesitamos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Otros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s