La revolución como acción individual

La revolución no es algo que hacen las masas. De hecho, nunca pueden hacerla las masas. Sólo puede hacerla cada uno de nosotros.

La revolución bien entendida empieza por uno mismo. Y no mañana, ni el año que viene, ni cuando se presente el momento propicio, no; ahora, hoy.

La revolución contra la injusticia, que es hoy por hoy el gran emperador del mundo, no puede ser sino un acto profundamente individual; hilando más fino, ni siquiera puede ser un acto, sino una forma de ser, de pensar, de estar en el mundo.

Cada uno de nosotros no puede borrar a golpe de varita mágica todo el mal que nos asalta día a día. Cada uno de nosotros pasará por el mundo, y nuestro nombre no quedará más que en la memoria de nuestros seres queridos que nos sobrevivan. La inmensa mayoría de nosotros no será nunca un personaje histórico (y, si eso es lo que nos motiva… apaga y vámonos). Pero somos de vital importancia. Cada una de nuestras acciones en la dirección correcta lo es.

La revolución empieza por la rebelión, y ésta, por la rebeldía. Es así como cada ínfima gotita se va sumando a otras, formando un torrente y, al final, un océano.

Casi todo lo que hagas será insignificante, pero es muy importante que lo hagas. – Mahatma Gandhi

En cada cosa que hagamos, digamos y pensemos hoy, podemos rebelarnos.

No hay reglas sobre qué es lo correcto y qué no lo es. La situación misma nos lo dirá.

Algunas veces, ponernos en pie y denunciar una injusticia será lo que haga falta.

Sin embargo, otras veces -probablemente muchas, según el tiempo tan marcado por intensas e innaturales relaciones de poder, que nos ha tocado vivir, en el que muchos de nosotros estaremos a menudo en el lado que más tiene que perder-, deberemos callarnos. No significa que debamos transigir, ni permanecer indiferentes; también el silencio puede ser un silencio rebelde; puede ser una forma de esperar. (Nota a mí misma: otro día quiero ahondar un poco en esto, si me acuerdo).

No importa que no nos sintamos capaces de hablar. Podemos actuar. Podemos ir aprendiendo y acostumbrándonos a elegir a favor de lo justo y lo bueno. Podemos hacernos cada vez más conscientes de lo que hacemos, de qué cosas elegimos en nuestra vida diaria y cuáles rechazamos; de qué acciones decidimos tomar en detrimento de otras.

Por ejemplo, algo tan simple como no hacer clic en las noticias banales con que nos bombardean algunos medios de comunicación, porque sólo son distracciones intencionadas. O como ejercer nuestra libertad de elección cuando compramos algo, rechazando otra opción. Es más: hoy en día, la opción no se plantea en términos de qué comprar, sino en términos de si comprar o no; pues muchísimos productos por los que pagamos no nos hacen falta y sólo estamos alimentando un sistema productivo y comercial injusto.

Esas rebeliones cotidianas son las primeras que nos pueden venir a la cabeza; pero hay otras menos conocidas: por ejemplo, tender la mano a alguien que está abandonado y repudiado por nuestro círculo, y que necesite ayuda o compañía o, sencillamente, que reconozcan su dignidad intrínseca como ser humano. Alguien que sea invisible a ojos de aquellos que conforman nuestro grupo de referencia, por ejemplo, pero que nosotros sepamos que no merece ese trato. Con ello, ayudaremos a equilibrar un poco más la balanza a favor de los débiles del mundo. Pensemos en los grandes revolucionarios de la historia: ¿acaso no fueron ellos también marginados, al principio, o tenidos por locos o por estúpidos?

Esa acción puede ser un desafío. La presión puede ser grande. ¿Nos atreveremos?

Sé el cambio que quieres ver en el mundo.
-Mahatma Gandhi

La más importante es, con todo, ser nosotros mismos siempre. Y con ello no me refiero a renunciar a enmendar nuestros defectos con la excusa fácil de “es que yo soy así y no puedo (no quiero) cambiar”; sino al hecho de resistirnos y de negarnos siempre a ser aquello que el poder que perpetúa la injusticia pretende que seamos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Otros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s