Return to innocence

That’s not the beginning of the end
That’s the return to yourself
The return to innocence.Love
Devotion
Feeling
EmotionLove
Devotion
Feeling
EmotionDon’t be afraid to be weak
Don’t be too proud to be strong
Just look into your heart my friend
That will be the return to yourself
The return to innocence.If you want, then start to laugh
If you must, then start to cry
Be yourself don’t hide
Just believe in destiny.Don’t care what people say
Just follow your own way
Don’t give up and use the chance
To return to innocence.That’s not the beginning of the end
That’s the return to yourself
The…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Run to you

Baby, sometimes I feel like dying

Driving while I’m closing my eyes

Moving in and out of hiding

Trying to catch some truth in my life

Watching your stars and your moonlight

Come tumbling down from the sky

Take it now.

I’m gonna run to you

I’m gonna come to you

I wanna find you In everything that I do

I’m gonna run to you

I’m gonna count on you

I’m gonna follow

Baby, what else can I do?

Sunday morning, my town is sleeping

Lying all alone in my bed

There’s not a sound, I can’t help but listening

Wishing I was somewhere else instead

But sometimes they’re too hard to handle

These voices inside my head

Listen now.

I’m gonna run to you

I’m gonna come to you

I wanna find you In everything that I do

I’m gonna run to you

I’m gonna count on you

I’m gonna follow

Baby, what else can I do?

Take a walk inside my dream: A church, a lonely road

All the people come and go and come and go.

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Luz

Un viejo reloj canta su canción… Y yo dije: A partir de hoy, todas estas cosas cuidaré.

Mis recuerdos, mis cicatrices, mis tesoros, y, si quieres, también a ti.

Comoquiera que ya ha pasado casi todo el tiempo del mundo, después de cuidar tantos cyborgs y poner mi amor en tantos altares que luego ardieron

ahora quiero desaprender mi miedo a quemarme; contigo, porque así está escrito desde el inicio de los tiempos.

No eres bengala, ni fuego fatuo; eres de carne y sangre, eres de corazón verdadero.

Porque cuando vengas, te prometo que podremos perdernos buscando estrellas

o solo lagartijas al sol,

podremos hacer un picnic a orillas de la autopista, podremos mirar los colores de los coches que pasan,

ir ligeros sobre nuestros pies, sin lastre, sin el peso del tiempo vivido ni de aquel por vivir.

Y quizá pronto vengas (hemos esperado mucho tiempo), y qué gozoso será entonces todo;

y cuando llueva, podremos contar las nubes, las gotas que caen, y qué paz más grande habrá.

Pero ¡ven!, ahora es el momento,por fin puedo o podré decirlo, ya falta muy poco, tan sólo que vengas.

Y entonces, te daré mis secretos, te enseñaré mis rincones más protegidos, cortaré mis flores para ti, lavaré tus pies y los enjugaré con mis cabellos

Cuando vengas…

Y te daré mi tiempo, y mi voz, te daré siempre mi mirada, toda mi atención

Cuando vengas…

Hablarás conmigo, nunca estaré sola, ni siquiera cuando no estés, pues entonces tendré tus palabras;

sacaré mi Quiminova, te dejaré mis muñecas, mis viejos cuentos, te contaré mil historias imaginadas y otras tantas recordadas,

mis recuerdos y mi experiencia serán también los tuyos, los de un tiempo que podrás haber vivido, tan sólo si me escuchas y si quieres

con las piezas del Lego podremos construir todo lo que se nos ocurra, un día tras otro, todos iguales, todos distintos, junto a ti.

Dime, ¿no te gustan mis pómulos? ¿Mis ojos, mi voz, mi juventud, mi pasión?

Dime, ¿no nos imaginas abrazados viendo caer la lluvia?

Aunque la vida fuera todavía para siempre sólo vida,

solo nosotros bastaríamos…

si vinieras…

te daré todo, y eso y más, sólo si tú quieres, y sólo con que quieras,

Para ti, solo y todo para ti.

Sigue ahora el pasillo, ven, sube, corre, arriba del todo estoy, ¿me ves?

He abierto la vida, ahora mismo; sus entrañas son de arco iris y de estrellas, su resplandor es como un filo de luz

y ahora, ahora sí es de verdad.

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Anthem

Ne’er shall I be a stranger in my own place

a dismayed, dark figure in the land where I was born.

For this is my land, this is my home, God-given to me.

This is my garden, this is my Eden, and I am its rose,

God-planted in it.

Thorns and all, I pushed through

ice-colded earth

freezing air that cut like a razor

scorching days in the middle of hell season

floods and landslides where I was tinier than ever, standing proud though in my insignificance

all because those were the divine intentions written long before my birth.

And not for my own glory, not even in the name of dear life

did I fight and survive, but solely because I was so eager,

so eager to overcome.

In my nothingness, in my ephemeral odyssey,

I was eager to overcome

the battle that would ensue,

bigger than life itself

and more precious.

My ire kept me alive and made me tremble,

so great and crude had the offence been.

That those unworthy hands

should attempt to uproot me

and make me an alien in my own realms,

a derelict old galleon, pushed by its enemies

up to the horizon and far beyond.

God provided, oh how He did,

and He provided me with righteousness and anger well enough

to stand upright and watch my enemies pass…

and pass…

and pass…

well into the night

while He would make sure that I

stood the test of another long winter

seemingly dead, but only dormant,

to be born again come April.

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

On est jeté

Así que esto era

ha llegado el momento (el vacío) que tanto temíamos.

Por el aire, tan rápido que no nos damos cuenta, el tiempo se rompe al contacto con nuestros cuerpos,

se derrama, inerte, ya sin significado alguno.

Y hemos llegado tal vez, nos hemos soltado.

Al amarnos, nos hemos ido y dejado ir

Nous avons été jétés

aux grandes ténèbres.

Y no tengo miedo a nada, ya no;

ni siquiera a decirte

que esta incertidumbre, este no saber, el futurible y la posibilidad de todo, ahora mismo,

esto, este vacío, esta ausencia de preguntas, de respuestas, de palabras, de creencias, de hechos, de gestos,

esto, solamente esto

era todo lo que yo quería.

Como una niña otra vez,

feliz tan sólo de existir,

soy frágil y a la vez fuerte, vuelo con alas de mariposa, soy un misterio que a medida que se realiza se va conociendo a sí mismo

y enamorándose, mientras tanto, de su camino

de tanto hecho, y de tanto por hacer.

Mais oui, nous sommes encore ici

n’ait pas peur!

La vida comienza una y otra vez, para mí, para ti,

la vida de verdad era esto, era la libertad, el reino de los cielos, era esto,

para mí, para mí, para siempre jamás.

2 comentarios

Archivado bajo Poemas

XII Edición de Relatos en Cadena

Os invito a leer el microcuento “El imbécil”, del brillante escritor oñatiarra Iñaki Goitia Lucas, y a votar por él en la XII Edición de Relatos en Cadena. https://escueladeescritores.com/concurso-votacion-rec/ 

Iñaki es un escritor de un don excepcional para el microcuento, inteligente, irónico y original, siempre sorprendente, y que ya ha demostrado su valía en varios certámenes.

¡Mucha suerte!

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

El retrato

La foto no es muy buena, la hicieron deprisa, había muchos esperando.

A pesar de todo, la cámara barata, las pocas ganas, captaron su luz.

El rostro redondo de ternura levemente inclinado hacia la derecha

(en realidad, su izquierda),

los ojos muy abiertos, unas ganas locas de complacer

ver en otros ojos el reconocimiento de los suyos, la aceptación,

el amor incondicional con el que se levanta y se acuesta.

Respira despacio, pero su corazón trota con prisas; es así su ritmo.

Tiene hambre de vida; también eso está en la foto.

La sonrisa, un poco atrevida, un poco tímida; la dulzura insultante, la descarada inocencia.

Todo en él es como pan recién hecho, las manos frías sujetando la gloria de una taza caliente,

es como el sol; no, quita eso; pon “él es el sol”.

¿No ves cómo entraba por algún sitio, cuando le hicieron la foto?

El pelo ya un poco despeinado, porque ha jugado mucho; pero el cuello bien planchado, porque hoy va de estreno, por su cumpleaños.

Las pestañas muy largas, esos ojos enormes, la nariz igual que una canica dorada.

Ese ser adorable por encima de todo, que todo lo bueno lo espera.

No tiene ninguna esperanza; no la necesita, ni sabe lo que es; sólo conoce la confianza plena.

¡No se la rompáis! No todavía. Es muy pronto; para él, siempre será pronto.

El colmo de la delicadeza, allí donde Dios vertió una gota más de pureza,

desequilibrando el conjunto y haciéndolo, ahora sí, del todo pleno y perfecto.

Miro al reloj, parpadeo: han pasado mil años.

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Y allí a lo lejos, al final de todo, después de correr, saltar cientos de obstáculos, caer en pozos de lodo y agua purulenta, sortear fosos de cocodriloa y arenas movedizas, plantas carnívoras y lobos feroces, noches sin estrellas y días estrellados, castillos encantados y posadas malasombra,

Allí, como digo, al final y tras superar todo eso, si se supera, brilla una llamita de esperanza.

delicada como una florecilla en un campo recién nevado.

¿Quién será el que venga a pisotearla?

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Ni un solo día pensé en ti.

Hasta que ya no estabas.

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

El bosque

Érase una vez un yo que fue a explorar una montaña donde decían que se paseban jabalíes.

A mí me daban miedo los jabalíes y la noche en los bosques, pero amaba la idea de pasear por bosques solitarios donde quizá hubiera animales.

Así que me monté en un autobús y llegué allí. Y vi barro removido por sus pezuñas, y olí la humedad en el aire, pero no retrocedí,

ni siquiera cuando todo no era silencio, ni siquiera cuando la noche hizo ademán de caer.

Aquel día vi una casita encantada en cuya ventana se aparecía el fantasma de un muerto,

y tanto y tanto la exploré, que en el camino de regreso perdí el autobús y me recogió una pareja de ancianitos que me dio de comer una escudilla con gachas (como no las quise todas, a la tierra las arrojé

y se hicieron árbol hasta el cielo; pero esa es otra historia que otro día contaré).

Al volver a mi casa, escribí en mi diario: “Hoy he sido muy feliz. Estaba en un lugar cualquiera, y no había nadie en el mundo que hubiera podido encontrarme”.

Los duendes que lo leían me regañaron: “¿Qué es eso de meterte en sitios donde nadie sabe que estás? ¡No lo hagas nunca más!”

Y no lo he vuelto a hacer.

Porque ahora me he hecho mayor y ya no me puedo escapar,

No hay gateras ni puertas trampa ni desvanes ni autobuses a deshoras donde montar,

Ya no voy a ningún bosque, ni siquiera veo uno por entre las rejas de mi ventana.

(aunque algunos días de niebla muy fina me parece que aún allí está).

Ya todo quedó muy lejos: el autobús, los jabalíes, y ni siquiera la.magia de la casa encantada puede hacer que el tiempo vuele -adelante o atrás, eso daría igual.

El caso sería poder volver a estar

allí donde nadie me pudiera ni supiera jamás encontrar:

En aquel bosque, en aquella ciudad que visité, ¡qué más da!

Pero eso son cosas antiguas, que ya para mí no son verdad.

Como si fueran fantasías con las que mis días iluminar.

Ahora paso sin hacer ruido, cada paso es un testigo y un legado de mi transitar.

Espero, paso las hojas, espío el final: ¿podré volver atrás?

Mis deseos son tan fuertes, y tan tenue parece a veces la realidad

que el mundo que tanto tiempo habité parece siempre más real.

Pero cuando ahora en mi diario escribo, ningún duende me viene ya a contestar, salvo quizás una sombra de una vocecilla, con ecos de soberbia y límpida sabiduría, que así me quiere consolar:

He hecho trampa, es verdad, ahora sé cómo acaba, pero no te lo voy a contar.

Mientras llega, sigue adelante como un tiburón blanco, sin parar de moverte; el que se queda quieto en este juego, se muere.

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas